¿Qué tan beneficioso es comer antes de entrenar?: Mitos y verdades de esta práctica

Qué tan beneficioso es comer antes de entrenar

Tabla de contenidos

Comer antes de entrenar es un aspecto esencial que puede determinar el rendimiento y la eficacia de tu rutina de ejercicios. La alimentación no solo influye en nuestro peso y estado de ánimo, sino que también dicta cuánta energía disponemos para el entrenamiento y cómo se recuperará nuestro cuerpo posteriormente.

Aunque la comida que se ingiere justo antes de la actividad física es crucial para mantener los niveles de energía y evitar el hambre, lo que comemos el día anterior tiene un impacto aún más significativo en nuestra capacidad de rendimiento.

El impacto de comer antes de entrenar en la rutina deportiva

Muchas personas consideran que comer antes de entrenar es fundamental para lograr buenos resultados, como la pérdida de peso o la mejora del rendimiento deportivo. Sin embargo, según expertos en nutrición deportiva, esta comida pre-entrenamiento es principalmente para evitar el hambre y garantizar un nivel adecuado de saciedad que permita realizar el ejercicio con normalidad.

Julia Engel, una reconocida nutricionista deportiva, explica que aunque comer antes de entrenar puede ayudar a mantener la energía, no produce “grandes milagros”. Lo verdaderamente crucial es lo que se ha consumido en la última comida del día anterior, post-entrenamiento, ya que es en ese momento cuando el cuerpo repone las reservas de glucógeno, esenciales para cualquier actividad física.

La importancia de la comida post-entrenamiento

El impacto de comer antes de entrenar en la rutina deportiva

La comida después de entrenar juega un papel vital en la preparación para la siguiente sesión de ejercicio. Los carbohidratos de rápida absorción, como los cereales de maíz y las pasas, son recomendados por Engel debido a su capacidad para reponer rápidamente el glucógeno, una reserva de energía almacenada en los músculos y que es crucial durante el ejercicio físico.

Jamile Tahim, otra experta en nutrición y profesora de la Universidad Estadual de Ceará en Brasil, destaca que la elección de alimentos debe considerar varios factores como la edad, el metabolismo basal, y la intensidad y duración de los ejercicios. Las proteínas, por ejemplo, son fundamentales después de entrenar para facilitar la recuperación muscular y fomentar el crecimiento de nuevas fibras musculares.

Estrategias nutricionales para el pre-entrenamiento

Dependiendo del momento del día en que se realice el entrenamiento, la estrategia alimentaria puede variar. Para los entrenamientos matutinos, se recomiendan alimentos de fácil digestión que mantengan estables los niveles de glucosa en sangre. En cambio, para las sesiones de tarde o noche, donde el cuerpo ya ha procesado varios alimentos, las necesidades pueden ser distintas.

Tahim aconseja que la última comida antes del ejercicio sea baja en fibras y grasas pero rica en proteínas y carbohidratos. Esta combinación ayuda a acelerar el vaciado gástrico y proporciona la energía necesaria sin interferir en el rendimiento deportivo. Aunque es común centrarse en comer antes de entrenar, los expertos recalcan la importancia de la alimentación global, especialmente lo consumido después de la última sesión de ejercicio.

Mantener una dieta equilibrada y ajustada a las necesidades individuales no solo optimiza el rendimiento sino que también mejora la recuperación y prepara el cuerpo para futuras actividades físicas. Por lo tanto, planificar cuidadosamente tanto el pre-entrenamiento como el post-entrenamiento es esencial para cualquier deportista.

No olvides la hidratación

Además de considerar lo que se come antes y después del entrenamiento, es importante prestar atención a la hidratación. Mantenerse bien hidratado es esencial para el rendimiento deportivo, ya que el agua ayuda a transportar nutrientes a las células y a eliminar los desechos del metabolismo, además de regular la temperatura corporal.

Ingerir líquidos adecuados antes, durante y después del ejercicio puede prevenir la deshidratación, los calambres y la fatiga, lo que permite mantener un nivel óptimo de actividad. Por lo tanto, combinar una nutrición inteligente con una hidratación adecuada es la clave para maximizar los beneficios del entrenamiento y asegurar el bienestar general del cuerpo.

También te puede interesar: Receta saludable sin gluten: pan keto de proteínas

Compartir:

Te puede interesar

Obtenga una experiencia completa

Manténgase actualizado sobre nuestras promociones y ofertas en la suscripción a BodyChamp