Ejercicio para mejorar la memoria: la clave según Harvard para reforzar tus capacidades cognitivas

Ejercicio para mejorar la memoria la clave según Harvard para reforzar tus capacidades cognitivas

Tabla de contenidos

La memoria es una de las funciones más vitales del ser humano, permitiéndonos aprender, almacenar y recuperar información cuando la necesitamos. Sin embargo, diversos factores como el estrés y el envejecimiento pueden afectar nuestra capacidad para recordar. Ante este desafío, la neurociencia ha encontrado en el ejercicio físico un poderoso aliado para potenciar la memoria.

La conexión entre el ejercicio físico y la memoria

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard ha demostrado que un programa de ejercicio físico moderado durante seis meses puede resultar en un aumento significativo del volumen de ciertas regiones cerebrales. Esto se traduce en una mejora notable en la memoria y otras habilidades cognitivas.

Según el doctor Scott McGinnis, profesor de Neurología en Harvard, hay mucha ciencia detrás de esto. La investigación no solo destaca la relevancia del ejercicio para mejorar la memoria, sino que también sugiere su papel en la prevención de la demencia, una preocupación creciente a nivel mundial.

Cambios fisiológicos que favorecen la memoria

El ejercicio regular estimula diversos cambios fisiológicos beneficiosos. Entre ellos, la producción de factores de crecimiento, que no solo promueven la formación de nuevos vasos sanguíneos en el cerebro, sino también la supervivencia y salud de las células cerebrales. Este fenómeno contribuye a un mayor volumen en las áreas del cerebro relacionadas con el pensamiento y la memoria.

Además de sus efectos directos, el ejercicio para mejorar la memoria también influye indirectamente a través de la mejora del estado de ánimo, el sueño, y la reducción del estrés y la ansiedad. Estos factores son cruciales, ya que problemas en cualquiera de estas áreas pueden contribuir al deterioro cognitivo.

Ejercicios recomendados para potenciar la memoria

Ejercicio para mejorar la memoria
Pexels

Las actividades físicas que se consideran más efectivas para este propósito incluyen caminar a paso ligero, correr, nadar, andar en bicicleta y participar en deportes como el tenis. McGinnis recomienda realizar ejercicio a una intensidad moderada, como caminar a paso ligero durante 150 minutos a la semana, incrementando gradualmente el tiempo de actividad.

Además del ejercicio aeróbico, prácticas como el tai-chi también han demostrado mejoras en procesos cognitivos como la memoria de trabajo, la atención y la resolución de problemas. Estos beneficios se atribuyen a la combinación de movimiento físico, concentración mental y respiración controlada que caracteriza al tai-chi.

Establecer un hábito saludable

McGinnis aconseja tratar el ejercicio como un medicamento prescrito, integrándolo en la rutina diaria para maximizar sus beneficios a largo plazo. Iniciar con sesiones cortas y aumentar gradualmente la duración puede hacer que esta práctica sea más llevadera y efectiva.

El estudio de Harvard subraya la importancia del ejercicio no solo como un medio para mejorar la memoria, sino como una estrategia integral para mantener un cerebro saludable y activo a medida que envejecemos. Con una implementación regular y consciente de actividades físicas, podemos fortalecer nuestras capacidades cognitivas y mejorar nuestra calidad de vida.

También te puede interesar: Entrenamiento HIIT en el agua: una alternativa con grandes beneficios para adultos mayores

Compartir:

Te puede interesar

Obtenga una experiencia completa

Manténgase actualizado sobre nuestras promociones y ofertas en la suscripción a BodyChamp