Descubre los sorprendentes beneficios de subir escaleras

beneficios de subir escaleras

Tabla de contenidos

En un hallazgo científico, los beneficios de subir escaleras en el ámbito de la salud y el bienestar, han cobrado especial relevancia: no solo promueve la longevidad, sino que también aporta beneficios significativos a la salud en comparación con la simple caminata.

Este descubrimiento, fruto de una investigación exhaustiva, redefine la percepción común sobre las rutinas de ejercicio y su impacto en nuestra calidad de vida.

El estudio revelador: cómo subir escaleras contribuye a una vida larga y saludable

Gianni Pes, un destacado investigador del departamento de Medicina Experimental y Clínica de la Universidad de Sassari, ha llevado a cabo un estudio que demuestra que subir y bajar escaleras supera a caminar en términos de efectividad para vivir más y mejor. Este ejercicio, según Pes, genera mayores beneficios en comparación con la simple caminata.

En su documental “Vivir 100 años: los secretos de las Zonas Azules”, disponible en Netflix, el investigador Dan Buettner exploró las regiones del mundo con mayor esperanza de vida para identificar los factores comunes que contribuyen a la longevidad. Uno de los hallazgos más significativos fue la relación directa entre el empinamiento de los terrenos y una vida larga y de calidad. En Cerdeña, por ejemplo, los habitantes de la región de Barbagia, conocidos por su longevidad, realizan actividad física diaria sin darse cuenta, debido a la necesidad de subir y bajar colinas constantemente.

beneficios de subir escaleras

Los beneficios de subir escaleras en tu rutina diaria

TE PUEDE INTERESAR: Descubre las rutinas de entrenamiento en casa para glúteos

La práctica de subir y bajar escaleras trae consigo numerosos beneficios. Este ejercicio activa múltiples grupos musculares, como los de las piernas, espalda, brazos y abdominales, y fortalece articulaciones importantes como caderas, tobillos y rodillas.

¿Quieres quemar calorías de manera eficiente? Subir escaleras es un quemador de calorías formidable. Incluso unos minutos al día pueden contribuir significativamente a tu consumo calórico diario, lo que puede ser beneficioso para el control de peso y la pérdida de grasa. Se estima que subir escaleras puede quemar entre 8 y 11 kilocalorías por minuto, lo cual es una herramienta eficaz para controlar la obesidad.

En términos de salud cardiovascular, este ejercicio mejora la circulación, reduce la presión arterial y los niveles de colesterol en la sangre. También fortalece los huesos y aporta beneficios a la salud mental y emocional, aspectos fundamentales para una vida equilibrada y plena.

Los ciudadanos de Barbagia, por ejemplo, suben al menos unos 30 escalones al día debido a la distribución de sus viviendas de dos a tres plantas. Esta práctica se puede adoptar fácilmente en la vida cotidiana, eligiendo las escaleras tradicionales en lugar del ascensor o las escaleras eléctricas. Incluso subir unos pocos escalones de forma regular puede tener un impacto significativo en nuestra salud física y mental.

La ventaja no se limita únicamente al físico. Subir escaleras puede proporcionar una dosis de energía y mejorar el estado de ánimo gracias a la liberación de endorfinas, lo que puede ayudar a reducir el estrés y mejorar la salud mental.

No requiere equipo especial ni membresía de gimnasio, lo que lo convierte en una opción accesible para personas de todas las edades y niveles de condición física.

Con lo que respecta a la salud ósea, el impacto en los huesos al subir escaleras puede contribuir a mejorar la densidad ósea, lo que es crucial para prevenir problemas como la osteoporosis a medida que envejecemos.

Subir escaleras correctamente implica mantener una postura adecuada y utilizar una técnica que reduzca el riesgo de lesiones. Aquí te dejo algunos consejos:

Postura adecuada: Mantén la espalda recta y los hombros relajados. No te encorves ni inclines hacia adelante.

Apoyo en los pasamanos: Si es necesario, usa los pasamanos para mantener el equilibrio, pero intenta no apoyarte demasiado en ellos. Asegúrate de que estén limpios y seguros.

Pisada: Utiliza toda la superficie del pie al subir, desde el talón hasta los dedos. Evita subir solo con los dedos o los talones.

Impulso desde los glúteos y muslos: Con cada paso, empuja desde los músculos de los glúteos y muslos para obtener más fuerza y estabilidad.

Ritmo constante: Intenta mantener un ritmo constante y controlado al subir las escaleras para no agotarte rápidamente.

Zancada adecuada: Da pasos completos, pero no exageradamente largos. Asegúrate de que cada paso sea seguro antes de avanzar al siguiente.

Respiración: Respira de manera constante y profunda. Inhala mientras subes y exhala mientras bajas si te es posible.

Concentración: Mantén la concentración en cada paso, especialmente si estás subiendo un tramo largo o si las escaleras son irregulares.

Recuerda que, como con cualquier ejercicio, es importante comenzar gradualmente y aumentar la intensidad a medida que te sientas más cómodo. Si tienes alguna condición médica previa o dudas sobre tu capacidad para hacer ejercicio, es recomendable consultar con un profesional de la salud antes de iniciar un nuevo programa de entrenamiento.

Compartir:

Te puede interesar

Obtenga una experiencia completa

Manténgase actualizado sobre nuestras promociones y ofertas en la suscripción a BodyChamp